Blogia
EL SITIADO DE MADRID

Mis libros preferidos

Desaparecidos de la Guerra de España

Desaparecidos de la Guerra de España
He tenido la ocasion últimamente de hablar con una persona que vivó aquella época. Tenía seis años cuando la guerra comenzó. Entonces mataron a su padre en la cárcel de Alcalá de Henares. Esta localidad permaneció leal a la República, luego el padre de esta persona era un faccioso. Comprendo el dolor y la rabia de este hombre que enseña la carta que su progenitor escribió antes de morir. Y tiene uno que callar, pues las izquierdas estamos mejor acostumbradas a ello. Ésta persona maldice a Zapatero por poner en marcha lo que se ha denominado Ley de Recuperación de la Memoria Histórica. Esta persona dice que aquéllo ya estaba olvidado. Esa persona está llena de odio y rencor a pesar de lo que dice. Lo que no pueden soportar algunos es que se equipare a los caídos del bando perdedor con los del vencedor, porque según algunos, qué más da que estén en fosas comunes. Y digo equiparación por decir algo. Para muchos la guerra no terminó hasta 1975. Para ellos no pueden ni merecen estar en camposantos. Demos honra a todos los desaparecidos. Hagamos justicia y, una vez hecho esto, no olvidemos la historia, si no queremos volver a repetirla.
Sinopsis: Un número indeterminado de españoles (¿50.000, 60.000, 90.000...?) desapareció durante e inmediatamente después de nuestra Guerra. Desaparecieron de muchas formas, ominosas todas, y el Pacto de Amnesia de la Transición contribuyó a que su memoria y su rastro se perdieran para siempre. Este libro, acaso la primera monografía, cuyo relato sobre nuestros desaparecidos, discurre por los territorios del horror, se detiene en las diversas estaciones del monumental desaparecedero español de la Guerra.

En esas estaciones están los niños perdidos en las huidas, en los bombardeos, en el caos de las evacuaciones y en el delirante episodio de las repatriaciones franquistas de los hijos de los “rojos”; las pesquisas desesperadas, infructuosas, de los que les perdieron y aún los buscan; las decenas de miles de desaparecidos a causa del terror fascista por el que se desvanecieron, bien que asesinados, en Melilla, en Granada, en Málaga y en Toledo; también está la desazón insoportable de las esposas, de las madres, de las hijas que ya nunca volvieron a ver a sus hombres desde que se los llevaron; las víctimas del terror revolucionario que pretendía inaugurar un nuevo mundo mediante los paseos, las checas y los templos quemados; está la carne rota, irreconocible, de los hospitales y los enterramientos de campaña; están, representando a los soldados desaparecidos, desconocidos, de todas las batallas, los desgraciados “flechas negras” italianos perdidos en Guadalajara; están los cuerpos que flotan como peces torpes en el río de una aldea; también los tripulantes de un submarino dormidos frente a Málaga; los “topos” y los huidos de la venganza franquista; están los que enloquecieron y desaparecieron de sí mismos; los que yacen en las innumerables fosas comunes que sarpullen el suelo de España, y están, en fin, los que cuyas sombras, invocadas por sus nietos, deambulan por las páginas de Internet.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Esclavos por la patria

Esclavos por la patria

Continúo la sección relativa a libros con la recomendación de éste, a colación el otro día respecto del Valle de los Caídos. Vivo en Guadarrama, y mientra viva me negaré a ir a ese lugar. Es cierto que forma parte de nuestra historia, pero no tengo estómago para visitar un lugar donde centenares de presos políticos dieron su vida con trabajos forzados para edificar la tumba del dictador. Ésa es una de las diferencias entre España y otros países europeos. Mientras en Mathausen o Auschwitz se muestra el horror nazi, en algunos lugares de nuestro país aún se hace apología de la dictadura. Gracias a los diputados que nos representan en las Cortes tenemos la Ley de la Memoria Histórica. Éste artículo es en homenaje a esos presos.

Reseña: Al terminar la guerra civil, España entera podía considerarse "zona devastada". Para reconstruirla, Franco recurrió a una mano de obra totalmente gratuita: los presos políticos. Reducidos a la condición de "esclavos por la patria", estos trabajadores "forzados" fueron también quienes levantaron el Valle de los Caídos y pusieron los cimientos de la España del desarrollo.

Madrid, capital de la gloria

Madrid, capital de la gloria

Recomiendo este libro a propósito de la propuesta por parte del Partido Socialista de Madrid de la creación del primer parque de la memoria histórica, infraestructura que recuperaría el gran acontecimiento histórico de Madrid en el último siglo, el asedio de dos años a la capital durante la Guerra Civil. Ojalá sea Madrid hoy, vientisiete de mayo, la Capital de la gloria socialista.

Capital de la gloria reúne una nueva colección de cuentos del imprescindible narrador de la memoria que es Juan Eduardo Zúñiga. En estos diez cuentos “puros” actualiza, con maestría literaria, la historia de la ciudad de Madrid y la de sus ciudadanos. En nueve cuentos intensos y cortos y en uno mas largo: Ruinas, el trayecto: Guerda Taro, recorremos la capital y la miramos a través de mujeres jóvenes, de adolescentes, de hombres que buscan sobretodo sobrevivir y guardar la ilusión de encontrar el amor aunque sea por un instante. Las narraciones destacan por sus líneas simples que esconden una gran complejidad. En ellas hay siempre una historia, una pregunta, un deseo que empuja al protagonista a un recorrido revelador por calles y paisajes urbanos. Situaciones que se mueven en un pasado muy presente,  como si acabara de ocurrir y que tienen el impacto de la verdad y el recuerdo.

Así, en este libro, descubrimos que Madrid es también otro Madrid,  aunque a veces lo olvidemos y que finalmente las guerras, todas ellas, las antiguas y las nuevas, son similares e igualmente dolorosas. Sin embargo, es una guerra que podría estar pasando hoy en cualquier otro lugar pues nos muestra que a pesar de la tragedia, los hombres sólo buscan el calor de una caricia y se agarran con fuerza a las pequeñas acciones cotidianas que pueden resguardar su cordura.

No estamos pues ante grandes heroicidades ni tampoco vilezas, el lector encontrará, eso sí, historias cercanas que estremecen porque puede reconocerse en todas ellas. Estas narraciones iluminan aquello que la penumbra de los datos no puede aclarar. Como en las fotos de Guerda Taro o su compañero Capa, los protagonistas son personajes anónimos que en un momento adquieren importancia, porque, aunque no lo sepan, son ellos los necesarios, quienes hacen y son la historia, quienes caminan la ciudad, quienes aman intensamente y mueren.

Breviario de campaña electoral

Breviario de campaña electoral

En algunas ocasiones, algunos hemos tenido la oportunidad de escuchar las más variopintas razones que algunas personas, influidas desde luego por esas mentes que se ocultan tras tantos micrófonos de este país, arguyen para decir cómo Zapatero llegó a la Moncloa. Algunas van desde la simple de que la gente se vio influida por el atentado del 11-M, y que por eso casi once millones dieron su voto al PSOE. Otras opiniones, las más retorcidas, llegan a hablar de manos negras en dicho atentado. Es decir, que poco menos o nada menos que hemos sido los socialistas los que pusimos las bombas...

Corría la primavera de 2003. Hacía poco tiempo que formaba parte de la militancia del Partido Socialista. Trabajando en la librería, cayó en mis manos este libro y me llamó la atención su reseña, la cual transcribo más abajo. Un ejemplar de ese título se halla en manos del actual Presidente del Gobierno español, dedicado por el autor de estas letras. Lo llevaba yo encima la noche en que el PP perdió la mayoría absoluta en la Comunidad de Madrid, noche de fiesta en el Círculo de Bellas Artes, con la esperanza de dárselo en mano al que por aquél entonces era Secretario General del PSOE. Se lo pude entregar a Trinidad Jiménez, la cual, finalmente, logró entregárselo a José Luís de mi parte.  Recibí agradecimientos personales de nuestro Presidente. Creo que con ello tal vez pude poner un gran granito de arena.

En el año 64 a. C., Marco Tulio Cicerón inició la campaña electoral para el consulado romano. Su hermano pequeño, Quinto, se entretuvo en describirle de qué argucias debía servirse para poder ganarse el fervor de los votantes. Lo cierto es que, en julio de 64, obtuvo la unanimidad de las centurias y el cargo al que optaba, quién sabe si gracias a haber puesto en práctica los sabios consejos de su hermano. No deja de ser curioso que, veinte siglos más tarde, las recomendaciones del pequeño de los Cicerón sigan siendo sorprendentemente válidas. Giulio Andreotti observó con justeza que su autor, al escribir la carta que hoy presentamos, “no pudo imaginarse que su breve tratado pudiese ser leído a más de dos mil años de distancia y resultar extraordinariamente interesante, no sólo como documento histórico y literario, sino también por una especie de imprevisible actualidad en los hechos que describe”.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

El exilio español

El exilio español

En segundo lugar de mi lista de libros preferidos destacaré El Exilio Español de Julio Martín Casas y Pedro Carvajal, a quienes tuve el gusto de conocer en la presentación del mismo en la Casa de América. Lo recomiendo hoy, un día después del aniversario del bombardeo de la ciudad de Guernica, un día después del relato por parte de alguien cercano laboralmente a mí acerca de los padres de sus suegros.

Emociona oír a alguien hablar acerca de fosas comunes en el cementerio de Ocaña donde reposan, no cientos, sino miles de cuerpos de personas que defendieron la legalidad republicana. Cómo duele que haya una derecha en España, tan centrada y democrática ella, que no tenga la más mínima sensibilidad hacia la gente que tiene familiares en tumbas sin identificar.

Como testimonio de mi homenaje particular a estos colectivos y de mi alegría tras la aprobación de la Ley para la Recuperación de la Memoria Histórica, recomiendo la lectura, imprescindible, de este pedazo de libro. Asímismo no quiero dejar de nombrar aquí a mi tío Antonio y mi tía Elena, quienes hallaron en México una patria que les abrió los brazos.

Basado en la serie documental 'Exilio', este libro se abre con un prólogo de Alfonso Guerra, tras el que se narra la prodigiosa odisea que hubieron de sufrir estos españoles, relatando su paso por los campos de concentración franceses o los de exterminio alemanes y su heroica aportación a la Resistencia francesa durante la ocupación nazi. Les seguimos en su diáspora por Europa, África y América, con un especial reconocimiento a México, que se convirtió para ellos en una nueva patria. No faltan las historias de los más desvalidos e indefensos, los «Niños de la Guerra» que, huyendo de los bombardeos, fueron enviados a Francia, Bélgica, Rusia, Inglaterra y México, países de los que muchos ya no volvieron. A partir de testimonios, documentos e ilustraciones, los autores realizan una síntesis de lo que significó el exilio republicano español, dando a conocer aspectos inéditos o poco tratados, para terminar con la reflexión de lo que supuso para España la pérdida de esta prodigiosa generación cuidadosamente preparada por la República.

Los Puntos Negros del PP

Los Puntos Negros del PP

Estreno en el blog el tema Mis libros preferidos con el libro que estoy leyendo en este preciso momento. Se trata de Los Puntos Negros del PP: La Cara Oscura de sus Ocho Años de Gobierno, por Joaquín Almunia. Me está pareciendo realmente interesante y útil, en estos momentos en que tanto se nos insulta y ridiculiza desde la derecha más rancia y más ultra de toda Europa. Ya lo ha dicho Zapatero: responderemos a cada insulto con una propuesta, a cada descalificación con una idea. Pero yo voy más lejos. ¿Qué puede ofrecer el Partido Popular, tan orgulloso de su pasado, tan incapaz de reconocer el más mínimo fallo? También podemos responderles con sus errores. Para ello, la lectura de este libro.

Sinopsis: ¿Qué ha pasado realmente en estos años de gobierno del Partido Popular? ¿Qué se nos ha ocultado sobre la verdadera situación de nuestro país y su capacidad para afrontar el futuro? ¿La salud de nuestra democracia es hoy mejor o peor que hace dos legislaturas? En este libro, Joaquín Almunia analiza, con el rigor no exento de ironía que le caracteriza, el recorte de las libertades y el deterioro de la democracia; el bloqueo del desarrollo autonómico y la aparición de nuevas tensiones territoriales; el enquistamiento del problema vasco; la crisis del modelo de crecimiento económico; el aumento de las desigualdades sociales; el giro de la política exterior, sobre todo a raíz de la guerra de Irak; y la manera autoritaria en que ha gobernado el PP. Es pues, un demoledor inventario de los puntos negros del gobierno de José María Aznar, aquellos que en demasiadas ocasiones se hurtan al debate público y a la crítica.

Gracias, compañero Joaquín, por este buen trabajo. ¿Para cuando uno que se titule igual, pero que se subtitule "La cara oscura de sus años de oposición"?

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres